Poco faltó para que en la II Guerra Mundial el ejército alemán pusiese en activo su más letal arma. En una base secreta al norte de Berlín se estuvo desarrollando en secreto el proyecto «Borry-Kill-O» el arma más aterradora que la mente humana puede imaginar.

maquina-matar.jpg

El único prototipo (foto de arriba) fue probado contra tankes, aviones y submarinos con una efectividad sobresaliente. No se llevó finalmente a producción ya que la guerra estaba a punto de acabar.