En la loca carrera espacial que hemos vivido a lo largo de la Guerra Fría, han sido muchos los inventos que se han comercializado, como el microondas, placas solares, sistemas de calefacción, etc. Sin duda, la NASA ha aportado una buena parte de ellos, pero a qué precio.

Uno de los problemas que encontraron los estadounidenses y los soviéticos al subir allí donde no hay tanta gravedad, es que la tinta no cae por el tubito, y los bolígrafos no pintan (¡claro!). Con el fin de solventar este problema, EEUU y la compañía Andersen Consulting, elaboraron proyectos millonarios a lo largo de 10 años para conseguir un mecanismo físico que les permitiera usar bolígrafo, con un coste de más de 10.000.000.000 de dólares.

3dpen.jpg

Los soviéticos, simplemente, usaron lápiz………………… 

 

lapiz.jpg

 

Pero aquí no acaba el asunto. Antes de “finalizar” la carrera espacial, los soviéticos llevaban muchos años usando bolígrafo. Sin embargo no gastaron tanto como los estadounidenses, ni cerca, ni lejos… Según Pedro Duque y su instructor de Soyuz, la mecánica de estos bolígrafos era y es atar un cordel al mismo, ¡para escribir siempre bocabajo!

 

cuerda.jpg